Ruta MTB: Minas, Ferrocarril y Sierra

El 1 de agosto de 1970 se clausuraba el servicio ferroviario que unía Puertollano con Peñarroya-Pueblonuevo, dando por finalizado un periodo de la historia de la comarca de Los Pedroches en la que había estado fuertemente unida a este ferrocarril minero en sus inicio y luego de pasajeros.

No sé si es leyenda o realidad la historia de que fue un perro, llamado "El Terrible", quien a principios del siglo XIX descubrió carbón en Pueblonuevo, dando comienzo a la primera de las numerosas minas de carbón que se abrieron posteriormente. Mas tarde ante la necesidad de sacar el mineral, se comenzó la construcción de la línea ferroviaria de vía estrecha que atravesaría Los Pedroches y que se uniría a la línea Peñarroya-Fuente del Arco permitiendo así una salida hacia Sevilla y el Atlántico y a la línea de Puertollano que facilitaría la salida hacia Alcazar de San Juan para llegar al Mediterráneo por Alicante.
Hoy en día muchas de estas estaciones y andenes, o el propio trazado del ferrocarril se encuentran en ruinas y abandonados, esperando que el proyecto de Vía Verde los rescate del olvido y sirvan de impulso económico en la zona.
Existe un tramo de este antiguo trazado que me llama poderosamente la atención, y siempre que puedo, intento explorar para descubrir alguna estación o rodar por las trincheras que se abrieron para el paso del ferrocarril. Me refiero al tramo que unía Villanueva del Duque con Bélmez y que cruza una de las zona más solitarias dela zona norte de Córdoba. En la mayoría de la veces seguir la vía del tren no es posible, la maleza, el balastro o el corte por fincas impiden recorrer plenamente su trazado, pero son numerosos los caminos alternativos que permiten no perder el rastro.
Un auténtico reto, que además, se ve complementado con los restos de antinguas minas que aún se mantienen en pie, proporcionando un encanto extra para recorrer la zona. La ruta que hoy propongo se puede dividir en dos partes bien diferenciadas.

Una primera parte discurre en busca del trazado del ferrocarril por zonas de dehesa y monte bajo donde las únicas dificultades son las generadas por el estado de los caminos y por la orografia conformada por los cerros y los cauce de los arroyos.

Recientemente el ayuntamiento de Villanueva del Duque ha acondicionado muchos de los caminos, permitiendo que los vehículos de motor circulen con mucha facilidad y rapidez. Esto a restado belleza y vistosidad al recorrido, ya que en los trabajos de acondicionamiento han arrasado con la vegetación de se asentaba en los márgenes de los caminos. Por otro lado, han facilitado el acceso.
Una vez pasado la zona de la antigua estación de Peñas Blancas, decido buscar uno de esos viejos caminos abandonados. Tras un primer intento fallido por un camino recientemente abierto "a machete" entre el monte bajo, consigo llegar a una estrecha vereda que, oculta entre jaras y piedras, sube en busca de la Sierra.

Tras un rato empujando la bici debido a la imposibilidad de rodar por la cantidad de piedras y grandes grietas, llego a un pequeño collado, donde se me presentas dos caminos. Tomo el de la izquierda que me llevará hasta la primera de las estaciones del ferrocarril minero que voy a encontrar. Desconozco el nombre que tuvo esta derruida estación. Las letras del cartel que tiene sobre la fachada han desaparecido con el paso del tiempo. Durante el recorrido por el camino creado sobre el trazado que tuvo el tren, se puede observar una gran trinchera abierta para el paso del tren.

Abandono el camino, para bajar durante 200 metros por un cortafuegos en bastante buen estado. Antes de que el cortafuego empiece a subir, aparece una vereda cortada por una cadena que me llevará hasta la segunda de las estaciones.
El punto es inconfundible por la presencia del esqueleto de dos arboles y la frondosidad de unos eucaliptos antes de llegar hasta la estación.
La vieja estación o caseta ferroviaria está en un lugar de gran belleza. Situada en una pequeña explanda en la loma del cerro, aparecen los primeros cerro repoblados por pinos. Hacie el sur observamos el Peñón de la Juanita en las cercanías de Cámaras Altas.
Entramos en la segunda parte de la ruta del día que se desarrollará por la zona denominada "La Sierra". Paraje mas agreste de la zona, donde la mayoría de los cerros fueron repoblado por pinos. Mezclado con estos, aparecen las encinas y alcornoques y quejigos en zonas más húmedas cercana a los numeros arroyos que cruzan la zona.

Son muchas las rutas que he realizado por esta zona y cada vez que me acerco descubro un nuevo camino o sendero. Tras circular un rato por la zona de la Huerta de los Leones y el puente de la Teja, me dirijo hacia las cornisas de Peñaladrones. Antes de llegar a la pista del Iryda, tomo un sendero que me sale a la izquierda. Unos primeros metros de precaución hasta que descubro un oculto paraje.
Increible el descubrimiento de este nuevo camino. Una estrecha vereda se abre paso entre rocas graníticas y que sigue el cauce del Arroyo del Zurriango. Con una tupida vegetación de encinas, quejigos, algún pino y numeros arbustos el paraje rompe con los ecosistemas predominantes de la zona.

Por este camino, volvemos a salir a la pista del Irida a la altura del collado de La Romera. La vuelta a Villanueva la realizo por el conocido, y siempre bonito, camino del Zauzón.

Como siempre os podéis bajar el track GPS desde Wikiloc.

3 comentarios:

JL Martínez Hens dijo...

Que maravilla Dios mío para correr por esos parajes. Tengo una amiga, Elena Tirado que siempre me habló de su tierra pero ésto es más que bonito.

jfdelafuente dijo...

Me alegro que te guste JL. Ahora, sólo te toca visitar Los Pedroches.

Julio Lopez dijo...

Enhorabuena a JF, que nos ayuda a descubrir todas las posibilidades que nuestra comarca nos ofrece.

Un saludo:

Julio López